jueves, 29 de septiembre de 2011

Un enrolladito express


De todas las flaquitas que he hecho, esta versión es una de mis favoritas, fácil de hacer y maravillosa para llevar ya que no necesitarás refrigerarla permanente. Empácala en papel encerado de cocina y luego en papel marrón, la amarras con una cuerdita de sisal y listo, una merienda espectacular para llevar a cualquier lugar, la escuela, el trabajo o un día de picnic familiar. Lleva por lo menos una más a la oficina, estoy segura que no podrás comértela sin compartir.

Ingredientes
2 flaquitas (ver receta en básicos)
4 rebanadas de pavo con pimienta
2 rebanadas de queso amarillo o queso manchego (40 gr en total)
8 cuñas de tomates confitados
Aceitunas rellenas para decorar
Preparación
Una vez frías las tortillas, coloca intercalando una rebanada de pavo, otra de queso y luego la última de pavo, coloca las cunas de tomates y enróllalas comenzando por ese lado como si fuera un brazo gitano. Refrigéralas envueltas en papel envoplast hasta la hora de servir o empácalas para llevar.

Pica tus tortillitas en dos porciones y decóralas con las aceitunas. Si las vas a servir como pasapalitos en una velada, pica cada tortilla en 6 rueditas y decora de igual manera. Tus invitados disfrutarán de una opción diferente a la hora de picar.
Rinde 2 flaquitas o 12 pasapalitos







Flaquitas


Estas bases para enrolladitos, al que yo llame flaquitas, no es más que un huevo batido hecho en una plancha, similar a una omelete y la cual viene a sustituir una crepe hecha con harina. Es perfecta para hacer unos wraps rellenos de lo que más te guste, además puedes agregarle al huevo cualquier especia, hierba aromática o sofrito, para conseguir unas flaquitas muy coloridas y de distintos contrastes de sabores. Son perfectas frías, lo cual, lo hace muy conveniente para hacer pasapalos o una deliciosa merienda para llevar. Puedes desayunar con ella, quedan muy ricas con requesón de cabra natural y mermelada de frutos silvestre (fresa, mora, frambuesa o una mezcla de ellas) y si la usas como crepe dulce, en vez de agregar sal al momento de batir el huevo cambia por azúcar.

Para hacer cada flaquita necesitas un huevo, sal y pimienta solamente. A menos que hayas decidido agregar otro ingrediente adicional, como yo en estas fotos, al cual le agregue ciboulette, una especie de cebollín pequeño y más delicado. Aplica el aceite con un papel absorbente a un sartén y caliéntalo, yo utilizo uno cuadrado pequeño, para que al enrollar mi flaquita, tenga el mismo tamaño por todos sus lados. Cocina hasta que esté ligeramente dorada, dale la vuelta y cocina unos segundos por el otro lado. Retírala del sartén y repite deja que repose hasta que este fría antes de rellenarla.











Estofado de Pollo con Cebada


Me encantan todas las preparaciones con arroz que se pueden hacer como plato único, tal es el caso del asopado de mariscos, la paella, el risotto, el arroz chino, el arroz con pollo y tantos otros. Y me gusta aún más, sustituir el arroz por la cebada en cada uno de ellos, sobretodo porque funciona muy bien en los platos de dieta. Con ese propósito en mente,  surge este estofado con todo el sabor del arroz con pollo y la consistencia caldosa de un asopado, para mí, el matrimonio perfecto entre dos de mis platos predilectos.

Ingredientes
3/3 taza de cebada perlada
1 tallo de ajo porro en rueditas
1 tallo de célery en cuadritos
3 ajíes dulces en cuadritos
1 cebolla morada en cuadritos
1 tallo de cebollín en rueditas
¼ de pimentón grande en cuadritos
½ taza de guisantes congelados
½ taza de zanahorias en cuadritos
1 cucharada de ajo en polvo
¾ a 1 cucharadita de sal
1 diente de ajo finamente picado
1 cucharadita de onoto en polvo
2 cucharadas de aceite de oliva
1  2/3 tazas de agua o caldo de pollo
4 muslos de pollo con su respectiva cadera separados
Para marinar el pollo
1 cucharada de ajo en polvo
3/4 cucharadita de sal
1 cucharadita de papelón (puede ser rallado, molido o en melao de papelón)
½ cucharadita de onoto en polvo
1 cucharadita de aceite de oliva
Un punto de comino en polvo
Un punto de orégano en polvo
Un punto de canela en polvo
Un punto de laurel en polvo
Preparación
Para marinar el pollo, coloca en un bowl grande tus piezas de pollo y agrega los condimentos de la marinada, mezcla y masajéalo bien para que se distribuyan todas las especias. Tápalo y mételo a la nevera por 2 ó 3 horas mientras hidratas la cebada. Para hidratarla, colócala en un bowl grande y cúbrela con el doble del agua, déjala reposar así por un período de 2 a 3 horas. Transcurrido ese tiempo cuela tu cebada y enjuágala bien, deja que repose sobre un colador y saca tu pollo de la nevera para que pierda frío.



En una cacerola grande, si tienes una pesada de doble fondo mejor; calienta el aceite de oliva a fuego medio alto e incorpora todos tus vegetales junto con el ajo y el onoto, saltéalos hasta que la cebolla esté transparente unos 8 minutos. Agrega la cebada hidratada y sigue cociendo, removiendo constantemente hasta que se ponga blanca y brillante. A continuación agrega el agua o caldo, la sal y coloca tus piezas de pollo distribuidas en toda la superficie. Baja el fuego al mínimo y cuece tu estofado alrededor de 30 minutos. Si se seca agrega un poquito más agua, para lograr que al final tengas el suficiente líquido para que tu cebada este caldosa pero que no sea una sopa. Si por el contrario tiene mucho líquido, a veces suele pasar porque las piezas de pollo drenan mucha agua, sube un poco la intensidad del fuego y destapa tu olla durante unos minutos, para que el exceso de líquido se evapore.
Rinde 4 porciones

Tomates Confitados... una divina alternativa


Los tomates confitados  tienen una textura más suave y un sabor más delicado que los tomates secos. El sólo contarles cómo hacerlos ya me hace la boca agua, el aroma con que  llenarán tu casa al hornearlos hará de este plato un básico en tu cocina y en tu despensa. Cuando marines tus tomates con la sal y el azúcar para extraer parte del líquido que contienen, agrega la combinación de hierbas y especies que más te guste… ajo y albahaca, tomillo, o hierbas de Provenza y pimienta, o simplemente hacerlos al natural, tu imaginación es el límite. Puedes usarlos para cualquier receta en la que requieras tomates secos. Son deliciosos como parte de un antipasto, con la pasta, el risotto, una ensalada y en unos extraordinarios sandwichs.

Ingredientes
24 tomates
8 dientes de ajos
1 cucharadita de sal
1 cucharadita de azúcar
1/8 taza de aceite de oliva
½ cucharada de hierbas de Provenza
Aceite de oliva adicional para la cocción y para almacenarlos (opcional)
Preparación
Pica en cuartos tus tomates, no los peles, retira el corazón con las semillas y descártalas, pela los dientes de ajo y pícalos en tiritas. Coloca tus cuñas en un bowl grande, agrega la sal, el azúcar, el ajo, el aceite, las especias y mézclalo todo muy bien. Cubre tu bowl con papel plástico y refrigéralos por 24 horas.

Transcurrido este tiempo, saca tus tomates y deja que tomen temperatura ambiente. Pasa las cuñas junto con los ajos a otro bowl y descarta el líquido de maceración. Precalienta el horno a 300°F y engrasa ligeramente dos bandejas de hornear, puedes o no forrarlas con papel de aluminio o colocar un silpat sobre ellas, si lo tienes no te hace falta engrasar la bandeja de hornear. Distribuye los tomates, con la piel hacia abajo, sobre las bandejas y sobre ellos, los ajos. Puedes verter opcionalmente un hilito de aceite de oliva antes de meterlos al horno.
Cuece tus tomates por aproximadamente 2 horas, apaga el horno y deja que se enfríen dentro de él. Una vez fríos traspásalos a un envase o frasco hermético, y si lo deseas, agrega un poquito más de aceite de oliva sobre ellos, esto permite que se conserven por más tiempo en tu nevera. Ahora sólo tienes que preparar con ellos tu receta favorita.

Rinde  1 a 1½ frascos medianos (como el de mayonesa) aproximadamente





Crema de Ajo Porro con Tofu


No  hay país que no tenga en su haber, una versión de una deliciosa crema de ajo porro. Fría o caliente, es originalmente hecha a partir de un salteado de papas y ajo porro en mantequilla y pimienta. Esta delicada crema inspirada en este clásico de la cocina, resurge transformada cambiando su compañera habitual, la papa, responsable de su textura cremosa, por el tofu, logrando así el mismo maravilloso resultado con un bajo contenido de carbohidratos y un alto contenido de proteínas. Acompáñala con unas deliciosas tostaditas de casabe, una ensaladita y no tendrás que preocuparte por almorzar o cenar ningún plato complicado, durante la semana.

Ingredientes
3 tallos de ajo porro
2 tallos de cebollín
1 tallo de célery
2 calabacines
1 zanahoria mediana
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de mantequilla
260 gr de tofu firme
5 tazas de caldo de pollo
Sal y pimienta al gusto
Preparación
Pica tu ajo porro en rueditas al igual que el cebollín y tus otros vegetales en cuadritos. En una cacerola para sopas, pon a calentar el aceite junto con la mantequilla a fuego medio, agrega el ajo porro y el célery y saltea un minuto, incorpora el resto de tus vegetales y la pimienta y permite que todos se doren ligeramente por aproximadamente 5 minutos. Agrega el caldo, la sal, tapa tu cacerola y cuece tu sopa por 20 minutos. Apaga el fuego y déjala reposar unos 10 minutos.



Pica el tofu en varias porciones y traspasa, en pocas cantidades cada vez, tu sopita al vaso de la licuadora junto con un trozo de tofu. Procésala hasta obtener una crema lisa y sedosa. Almacénala en envases herméticos y refrigérala. Una vez fría podrás si así lo deseas congelarla y tener una deliciosa sopa en cualquier momento.
Rinde 10 porciones (2 litros)

Mayonesa de Curry


Adoro el curry, me parece un sabor tan interesante, combina con tantas cosas y tiene tantos beneficios para la salud, que se ha vuelto un elemento indispensable en el cajón de mis especias. Una de mis preparaciones predilectas es la mayonesa de curry, (mi esposo no puede vivir si ella y mis amigos siempre me piden que les lleve a su casa), para ella prefiero usar la mayonesa alioli hecha en casa, la combinación con el ajo es increíble y los aceites que utilizo son de primera calidad, pero puedes usar de base la mayonesa que más te guste ya sea hecha en casa o la comercial. Prueba unos bocadillos de salmón ahumado sobre pan negro de centeno untados con esta salsa, sobre un pollo grillado o un fondue de carne. Ummm deliciosa.

Ingredientes
1 taza de mayonesa alioli hecha en casa
3 cucharaditas de curry en polvo
Preparación
Simplemente mezcla tu mayonesa con el curry en polvo y listo. Si la vas a utilizar el mismo día, mezcla tu mayonesa de curry con un poco de anticipación, así le darás tiempo a que se integren bien los sabores. Guárdala en tu nevera, en un hermoso frasco reciclado, como un tesoro.
Rinde 1 taza

Berenjenas con Tofu Gratinadas... una cena completa en un solo plato


De todas las cocinas regionales que existen en el mundo, la comida italiana es una de las que maneja una cantidad deliciosa de recetas con berenjenas. Tomando como base su receta de las berenjenas gratinadas “a la parmigiana” (a la parmesana), me reinventé una preparación más ligera, que balanceada con proteínas como el tofu, me permitieran tener en un solo plato, una cena completa y de sanas proporciones. Puedes acompañarlas con unas tostaditas de casabe o pan integral y una copita de vino tinto…  para una cena, de mitad de semana, fuera de serie.

Ingredientes
12 rebanadas de berenjenas grilladas
60 gr de tofu firme
2 cucharadas de parmesano
3 cucharadas de puré de tomate (passatta)
1 cucharada de agua
 ½ cucharadita de aceite de oliva
Un pellizco de azúcar
Sal, pimienta y ajo en polvo al gusto
Aceite de oliva extra para engrasar el molde y para gratinar
Albahaca y orégano al gusto (opcional)
Preparación
Precalienta el horno a 375°F, rebana el tofu en 6 láminas finas y prepara tu salsa de tomate en una taza mezclando la passatta, la cucharada de agua, la ½ cucharadita de aceite, la sal, la pimienta, el ajo en polvo, el azúcar y las hierbas aromáticas, hasta que estén bien combinados. Engrasa ligeramente un ramekin o un refractario individual para hornear, coloca una cucharada y media de esta salsa como base, luego 4 rebanadas de berenjenas, a continuación 3 láminas de tofu y otra cucharada de salsa, repite el proceso colocando otras 4 rebanadas de berenjenas, las 3 láminas de tofu restante y una cucharada de salsa, para terminar coloca las últimas 4 rebanadas de berenjena, lo que queda de salsa y cúbrelas con las 2 cucharadas de parmesano. Deja caer un hilo de aceite por la superficie y llévalo al horno por unos 12 minutos, hasta que el contenido se caliente, el queso se derrita y tome un ligero color dorado.



Retira del horno el refractario y deja que repose un par de minutos para que se asiente la salsa, antes de servirlo.
Rinde 1 porción

Una Mousse de Chocolate rica en proteinas


Mi esposo es un chocohólico sin remedio y en 19 años que llevamos juntos, me contagié de su adicción por el chocolate. Pensando en él, y en cómo sacar el mejor partido a nuestra desmedida afición por este preciado manjar, creé esta receta de mouse de chocolate. Es una forma deliciosa de comerlo obteniendo lo mejor de sí, con un mejor balance de ingredientes. Este postre alto en proteínas y bajo en grasas, con una aparente textura sólida, pero fundente al paladar, es una muestra que podemos seguir disfrutando de uno de los más preciados platos de la pastelería mundial. Una receta tan fácil de hacer que cualquier cocinero principiante podrá servirlo después de una deliciosa comida,como un final perfecto.
Ingredientes
180 gr de chocolate semiamargo en chips o en barra picadito
20 gr de proteína de soya
¾ taza de agua caliente
½  cucharadita de gelatina sin sabor
3 claras de huevo
1 cucharadita de café instantáneo
1 cucharada de splenda
2 cucharadas de yogurt natural descremado*
Preparación
Mezcla en una licuadora el agua caliente, el splenda y la proteína de soya unos segundos hasta que esta se disuelva. Agrega la gelatina, el café instantáneo y el chocolate, licúa hasta que todo el chocolate se derrita y la preparación se vuelva una crema sedosa y lisa; espera que enfríe un poco y agrega las claras, acciona la máquina por un minuto hasta que estén bien incorporadas y tengas una mezcla ligeramente espumosa. Pasa la preparación a un bowl, y mezcla el yogurt utilizando un batidor de alambre para distribuirlo bien. Es importante que la mezcla esté a temperatura ambiente a la hora de agregar el yogurt. Por último, reparte la preparación en 4 moldes de ½ taza de capacidad ó 6 tacitas de 3 oz (si quieres bajar de peso) y refrigera tu mouse por lo menos 2 horas antes de servirlo.
tacita de 3 oz.


Truco: si preparas tu mousse con un día de anterioridad, obtendrás un sabor más intenso a chocolate, como resultado de la adecuada infusión de tu ingrediente estrella con los demás ingredientes de la preparación.
*El yogurt natural que uso para esta preparación es cremoso, con la textura similar a la de la crema batida, si utilizas un yogurt líquido tendrás una mezcla menos firme y si utilizas un yogurt firme no tendrás la humedad y cremosidad que necesitas, además de que te será difícil mezclarlo bien con tu preparación, obteniendo pequeñas partículas de yogurt nadando en tu mouse.
Rinde 4  a 6 porciones 

Pimentones asados


El pimentón asado es uno de los vegetales precocidos más utilizados en la cocina a la hora de preparar distintos platos. En el mercado los puedes conseguir ya listos de muchas maneras, conservados en aceite, en vinagre, enlatados o en frascos, incluso aliñados con ajo. También puedes conseguirlos de dos variedades, pimientos morrones y pimientos de piquillo, este último, es una variedad española de pimentones, o pimientos como ellos los llaman, que acá en Venezuela no los puedes conseguir frescos en crudo.
En esta oportunidad, una vez más, te propongo que hagas tu mismo tus pimentones morrones asados en casa, son deliciosos y fáciles de hacer, para lo cual te ofrezco dos métodos. Puedes elegir distintos colores como los verdes, rojos o amarillos o combinarlos para un platillo colorido, además de variar la forma de conservarlos.
El primero es asarlos en el horno, método más cómodo si vas a cocer una gran cantidad. Para ello sólo tienes que lavar bien tus pimentones, colocarlos sobre una bandeja de hornear, opcionalmente envuelta en papel aluminio para facilitar su limpieza, y asarlos a 400°F hasta que aparezcan manchas ennegrecidas en su piel y se arruguen un poco. El tiempo de cocción varía de acuerdo al horno, pero es aproximadamente 30 minutos. Es conveniente que les des la vuelta a la mitad de la cocción, para que se cuezan uniformemente. Una vez listo, apaga el horno y mantenlos ahí, con la puerta cerrada, por un ratito hasta que enfríen un poco, el vapor que se crea en el horno te facilitará la tarea a la hora de retirarles la piel.



El segundo método es quemarlos directamente en la hornilla, más apropiado si haces una pequeña cantidad. Este opción es bastante rápida, además le da un ligero sabor ahumado y más carácter a tus pimentones. Para asarlos en la hornilla de la cocina, lava tus pimentones y colócalos sobre el fuego girándolos a medida que se va quemando la piel y se pone bien negrita, como la ceniza. Una vez estén bien negros por todos sus lados, pásalos a un bowl aún calientes y tápalos con papel plástico, papel de aluminio o un plato, si así lo prefieres, y déjalos enfriar un poco, igual que en el horno, el vapor que se forma al dejarlos reposar un ratito te ayudara a retirar la piel más fácilmente.







Por último, ya sea el método que hayas elegido para cocerlos, pela tus pimentones, ábrelos sobre un plato y retira el corazón de los mismos, las venas y todas las semillas que hay en el interior. No descartes el líquido o jugo que mana de los pimientos, cuélalo si tiene algún residuo de piel o semillas e intégralo al frasco o envase donde decidas conservarlos. Refrigéralos y utilízalos en tu receta preferida en la que necesites pimentones asados.

Grillando Berenjenas y Calabacines


Estos maravillosos vegetales los puedes preparar casi de cualquier modo pero, en esta oportunidad, comparto contigo una de las formas que más me gusta… grillados. A partir de este punto los utilizo tal como salen del grill o plancha, como acompañante de mis platos favoritos, solitos con un poquito de mayonesa de aceite de oliva; con aceite, vinagre balsámico sal y pimienta a maneras de un carpaccio de vegetales, o los uso como base o ingrediente en otra preparación.
Para grillarlos, rebana finamente tus berenjenas y calabacines, puedes hacerlo de manera longitudinal, es decir a lo largo o, como puedes ver en la fotografía, en ruedas transversalmente. Seguidamente rocíalas con aceite de oliva y llévalas al grill o plancha bien caliente, previamente engrasada con un papel de cocina, y un poquito de aceite para que no se peguen. Rocía de nuevo con un poquito de aceite, si no lo hiciste anteriormente por ambos lados.


Si estas usando un grill, puedes darle un acabado muy bonito a la vista a tus vegetales, cruzando las marcas en forma de red. Para eso pon tus rebanadas a grillar, dale la vuelta de manera que las marcas queden en el mismo sentido de ambos lados, luego vuelve a voltear tus vegetales rotándolos 90° para que ahora las marcas queden horizontalmente. Por último vuelve a voltearlos de manera que queden otra vez horizontalmente por ambos lados, guíate con las fotografías. Esta manera de grillarlos da un poco más de trabajo, pero bien vale la pena cuando ves tus vegetales bien presentados, los convierte en un plato mucho más apetitoso.


Si cuentas con poco tiempo o no tienes mucha paciencia para grillarlos, puedes hacerlos en una plancha recta o budare, o también en el horno, sobre una bandeja de hornear, sólo tienes que darle vuelta una vez para cocer por ambos lados.

Tomates Cherry Rellenos con Queso de Cabra


Una vez fui de picnic con toda mi familia a celebrar el domingo de Pascua en los jardines de la Universidad Simón Bolívar, en Caracas, y decidimos que cada uno tenía que llevar algo para compartir con los demás, además de llevar el bizcocho que mi abuela siempre hacía para las reuniones familiares, me ingenié para llevar estos pequeños tomates rellenos de queso de cabra, perfectos para comer sin cubiertos como pasapalos. De ahí en adelante se convirtieron en nuestros favoritos y hoy me complace compartirlos con ustedes.


Ingredientes
12 tomates cherry
24 cucharaditas de queso de cabra al orégano (entre 120-150 gr aprox.)
12 rebanaditas de aceitunas negras
Sal y pimienta
Aceite de oliva
Orégano fresco para decorar
Preparación
Lava y corta por la mitad los tomatitos. Con un cuchillo pequeño corta delicadamente la base de cada mitad para que al colocarlos en el plato se mantengan derechos. No descartes las bases que acabas de cortar que servirán de tapitas junto con las aceitunas.
Con una cucharita retira un poco de las semillas para obtener una pequeña cavidad para sostener mejor el queso, salpimienta, rocíalos con aceite y rellena cada mitad con una cucharadita de queso de cabra. Para finalizar coloca una ruedita de aceituna, la tapita del tomate y una hojita de orégano, rocía ligeramente con aceite de nuevo y espolvorea con pimienta.
Rinde 4 porciones

Portobellos al balsámico


Soy una fanática de los hongos, ya sean al ajillo, en vinagre, confitados, rellenos, en un risotto o un una salsa. Este maravilloso vegetal  con un ligero sabor que recuerda a la carne, es tan versátil, sofisticado y con tan pocas calorías, que puede ser un  aliado perfecto en cada comida. Se pueden comer calientes o fríos, lo que los hace el ingrediente perfecto de un plato para llevar, o de un bocadillo entre comidas sobre una tajada fina de pan de campo integral y un poco de queso de cabra. Agrega una deliciosa preparación de hongos a tu lonchera y serás la envidia de tu oficina.

Ingredientes
1 caja de hongos portobellos
1 diente de ajo finamente picado
4 cucharadas de aceite de oliva
3 cucharadas de vinagre balsámico
Sal y pimienta al gusto
Preparación
Limpia bien tus hongos y rebánalos en láminas gruesas. En un sartén grande, calienta 2 cucharadas del aceite de oliva e incorpora tus hongos, permite que se doren un poco, removiendo de vez en cuando, (si remueves constantemente no podrás dorarlos y soltarán toda el agua que contiene, por lo que terminaras con un producto cocido en vez de dorado). Agrega la sal y la pimienta y el vinagre balsámico, remueve para distribuir bien los sabores y cuécelos hasta que el líquido se evapore casi en su totalidad. Retíralos del fuego, agrega las 2 cucharadas restantes de aciete de oliva y déjalos enfriar. Refrigéralos en un envase tapados hasta por dos semanas.
Rinde aprox 2 tazas

Hummus de Caraotas Negras

Es una deliciosa y nutritiva crema vegetal hecha a partir de legumbres y tahine, una pasta de ajonjolí muy usada en la comida del medio oriente. Es el ingrediente perfecto para combinar en tus sandwichs o, como una salsa para acompañar tus tostadas en una simple merienda. Puedes variar tu hummus cambiando las caraotas negras por caraotas blancas o rojas, lentejas o hacerlo con garbanzos como se hace tradicionalmente en la cocina árabe. Si te gusta el comino en plovo puedes agregarlo a la receta a la hora de procesar tu hummus, eso también es tradicional de esta crema de granos. Cuando la sirvas como un dip en tus reuniones decóralo con un poquito de aceite de oliva, páprika y una ramita de perejil, sírvelo con unas ricas tostaditas de tortilla bimbo diet integral, pan pita del arabito integral o casabitos.



Ingredientes
1 taza de caraotas negras precocidas y escurridas*
1 diente de ajo
1 cucharada de Tahine
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharadita de jugo de limón
3 cucharadas de agua
sal al gusto
Preparación
En un procesador de alimentos coloca las caraotas negras junto con el resto de los ingredientes y procésala hasta obtener una crema, pero no lo suficiente para que quede lisa y sin fibra. Refrigera tu hummus hasta por dos semanas.
Rinde 1 taza

Mayonesa de Albahaca


Esta variedad de mayonesa también la utilizo mucho con el carpaccio, sustituyendo así  la albahaca picada que le coloco por encima. Es deliciosa en un sándwich capressa con queso mozzarella y tomates confitados o con uno relleno de antipasto mediterráneo, para no hablar cuando la utilizas como salsa para acompañar unos camarones o carne a la parrilla. La albahaca que me gusta utilizar es la de hierbas gourmet que ya viene en bolsita, aunque es poca cantidad en comparación con los ramitos que vende el mercado, son hojas seleccionadas impecables, es muy práctico y fácil de conservar.
Ingredientes
1 huevo entero crudo
1 diente de ajo
½ cucharadita de vinagre de vino blanco
½ cucharadita de sal
½ cucharadita de mostaza de Dijon
¾ taza de aceite de canola
¼ taza de aceite de oliva
El jugo de medio limón
Pimienta al gusto
15 gr de hojas de albahaca
Preparación
Pica el diente de ajo por la mitad y extrae la parte central, agrégalo al procesador o al vaso de la licuadora junto con  el huevo crudo, el vinagre de vino blanco, el jugo de limón, la mostaza, la sal y la pimienta. Licua hasta obtener una mezcla homogénea, luego con la licuadora en marcha deja caer en forma de hilo el aceite de canola y mezcla hasta obtener la consistencia de una mayonesa. Una vez lista agrega las hojas de albahaca y vuelve a encender la máquina, ahora vierte en forma de hilo un poquito de aceite de oliva hasta obtener de nuevo la consistencia y se trituren todas las hojas.

Rinde aprox. 1 ½ a 2 tazas

Mayonesa


 La mayonesa ingrediente indispensable en toda nevera es base de muchas preparaciones. Esta salsa sedosa resultado de una emulsión entre las yemas de huevo y aceite es de fácil preparación y deliciosa. Combínala con lo que más te guste con la certeza que te comerás una salsa de primera. Juega cambiando algunos ingredientes, sustituye la mostaza de Dijon por mostaza a la antigua y tendrás una mayonesa con textura o utiliza una mezcla de aceite de oliva y canola para una mayonesa de sabor aceitunado. En esta receta yo sustituyo las yemas de huevo de su preparación original por un huevo entero para obtener una salsa más ligera en cuanto a grasa se refiere. Puedes conservarla bien hasta por dos semanas debido a al vinagre, al limón y al aceite que son conservantes naturales sin necesidad se usar ningún preservativo.


Ingredientes
1 huevo entero crudo
½ cucharadita de vinagre de vino blanco
½ cucharadita de sal
½ cucharadita de mostaza de Dijon
¾ a 1 taza de aceite de canola
El jugo de medio limón
Pimienta al gusto
Preparación
Agrega el huevo crudo al procesador o al vaso de la licuadora junto con  el vinagre de vino blanco, el jugo de limón, la mostaza, la sal y la pimienta. Licua hasta obtener una mezcla homogénea, luego con la licuadora en marcha deja caer en forma de hilo el aceite de canola y mezcla hasta obtener la consistencia de una mayonesa.

Vegetales Grillados


Ingredientes
2 cebollas de medianas a grandes (8 rodajas)
1 zanahoria de mediana a grande
4 tomates
Hierbas aromáticas secas: tomillo, albahaca y orégano
Sal y pimienta
Spray de aceite de oliva
Preparación
Pon a calentar una plancha para grillar mientras cortas los vegetales. La plancha debe estar muy caliente a la hora de grillar para que selle y dore rápidamente los vegetales y que no queden muy cocidos.
Pela y pica a la mitad en sentido longitudinal la zanahoria, con la ayuda de una mandolina o un cuchillo pica láminas delgadas a lo largo. Rocíalas con el aceite de oliva y condimenta con tomillo y un poquito de sal.
Pica en rodajas de 1 cm aproximadamente de grosor la cebolla, la idea es obtener 8 rodajas. Sujétalas con palillos mondadientes o con varillas de metal delgadas para brochetas, de manera que pueda manipular y darle vuelta a las mismas sin que se te desarmen en la plancha de grillar. Rocíalas con aceite de oliva y condimenta con pimienta negra y un poquito de sal.
Pica los tomates en cuartos, opcionalmente puedes quitarles las semillas más no la piel. Rocíalos con aceite de oliva y condimenta con albahaca y orégano y un poquito de sal.
Coloca tus vegetales sobre la plancha caliente y gríllalos hasta que estén dorados, dale la vuelta y dóralos por el otro lado. Sírvelos calientes como guarnición de un plato principal.
Rinde 4 porciones
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares

gracias por tu visita

FeedBurner FeedCount